Buscar
  • PREMIOS ACPT

La Compañía Nacional de Teatro estrenará Retrato hablado en el Palacio de Bellas Artes

Para conmemorar el centenario luctuoso de Ramón López Velarde, poeta que marcó un cambio en el panorama literario nacional de la época, la Compañía Nacional de Teatro (CNT) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) rendirá homenaje al autor con el estreno de Retrato hablado, de Juan Villoro, bajo la dirección de Arturo Beristain, en el Palacio de Bellas Artes.

En el marco de la campaña #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, la agrupación del INBAL, en colaboración con El Colegio Nacional, ofrecerá la escenificación de esta pieza el 19 de agosto a las 18:00 horas en el vestíbulo alto poniente del recinto de mármol, y el viernes 20 a las 20:00, el sábado 21 a las 19:00 y el domingo 22 a las 18:00 horas en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque, con acceso gratuito.

La CNT realizó una lectura dramatizada de la obra para el ciclo Cultura y Revolución de El Colegio Nacional en mayo pasado, la cual tuvo como contexto los 100 años de la fundación de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Con la puesta en escena del texto inicia una serie de presentaciones en la Ciudad de México y el interior de la República, con la finalidad de acercar la obra de López Velarde a las nuevas generaciones.

Retrato hablado, imagen viva del poeta zacatecano: Juan Villoro En conferencia de prensa realizada en la Sala Xavier Villaurrutia del CCB, Juan Villoro compartió que Retrato hablado pretende dar una imagen viva del poeta zacatecano, ya que muchas veces se piensa que las y los grandes autores del pasado, al convertirse en estatuas o nombres de calles, son ajenos a nosotros.

Consideró que Ramón López Velarde es el poeta más leído en México, ningún poeta ha sido discutido como él, “es un referente importante, de gran trascendencia y con amplitud en su creación a pesar de solo vivir 33 años, nos compartió un gran legado.

“Los vemos como seres importantes, pero inaccesibles. La vida de López Velarde tiene mucho que decir en el presente. A él le tocó un México violento, revolucionario, que luchaba por condiciones democráticas. Además, en su vida sentimental, era enamoradizo. Por eso escribió poemas sobre sus oportunidades perdidas en el amor y sus conquistas eróticas. Esto lo convierte en una persona de carne y hueso”, agregó.

La ficción no es una mentira, es otra realidad Para el trazo escénico del montaje, Arturo Beristain aseveró que se inspiró en la obra del pintor francés Henri Rousseau, uno de los máximos representantes del arte naif, y en la elipse cinematográfica del realizador ruso Andréi Tarkovski: “¿Cómo hacer que un fantasma en escena sea verosímil? La ficción no es una mentira, es otra realidad. Entradas y salidas de cuadro hacen que las y los espectadores vean que el actor desaparece por un extremo y llega por otro lado a la escena.

“Cuando inició el trabajo de análisis del texto, entre los cuatro nos preguntamos ¿cuál será el género? para poder marcar el tono y el nivel de energía, cosas importante para el actor. Lo cual nos llevó, sin pedir permiso, a la conclusión que estamos en una pieza didáctica, la cual nos deja revisar la obra del poeta, apareciendo a un fantasma de una manera lúdica, dando así los elementos principales para la interpretación.

“La poesía de Ramón López Velarde se inscribe dentro del movimiento denominado modernismo literario, que busca romper con las estructuras tradicionales de la métrica y propone un refinamiento en el uso del lenguaje y su estética”.

Con esta puesta en escena se propone rememorar a un poeta que habla de diversos temas, como la identidad nacional, la vida en los estados de la República, el amor y la muerte. “Juan Villoro se planteó crear un texto que atrajera a las y los jóvenes a la vida y obra de López Velarde. Era necesario hacer una pieza que acercara a quienes no han conocido al poeta, pues las adjetivaciones peculiares y la prosa alambicada en el trabajo del escritor podían correr el riesgo de alejarlos, ya que corresponden a la estilística del siglo XX.

“Entonces, Juan Villoro se dio a la tarea de escribir una obra con astucia literaria para acercarlos a la poesía de López Velarde. El mejor homenaje que se le puede hacer es leerlo. Es conmovedor, fuerte, sorprendente; tiene imágenes y metáforas extraordinarias”, refirió el también director de la obra y actor.

Coproducción con El Colegio Nacional

El director de la Compañía Nacional de Teatro, Enrique Singer, comentó que este proyecto resalta el homenaje a Ramón López Velarde. Con El Colegio Nacional se han tenido varias colaboraciones, pero esta es la primera vez que se hace una coproducción, con un objetivo en común, lo cual da sentido a nuestras instituciones.

Retrato hablado es una obra ligera que al mismo tiempo tiene una gran profundidad, fácil de ver, con mucha consistencia y permite acercarnos al poeta de una manera clara, eficiente. Esta temporada inicia en el Palacio de Bellas Artes, después tendrá tres funciones en la Sala Xavier Villaurrutia, posteriormente en El Colegio de México y culmina en una gira nacional.

La propuesta escénica se desarrolla a principios del siglo XX en un gabinete fotográfico de los hermanos Casasola, uno de los acervos más importantes del mundo, con más de 400 mil fotografías del Porfiriato, la Revolución y su continuación. Allí se reúnen dos estudiantes que quieren regalar un retrato a López Velarde y, mientras esperan su llegada, dialogan acerca del poeta y su obra.

Retrato hablado cuenta con la interpretación de Arturo Beristain, Mireya González, Ana Paola Loaiza y Antonio Rojas, integrantes del elenco estable de la CNT. El diseño de vestuario es de Adriana Pérez Solís; el de escenografía, de Denise López, y el de iluminación, de Melisa Varïsh.


#PRESENCIAACPT #PREMIOSACPT #ACPT



0 visualizaciones0 comentarios