top of page
  • Foto del escritorSandra Garibaldi

AZUL AÑIL, EL AZUL CAPRICHOSO DE MIGUEL SOSME

Por Sandra Garibaldi

EL HILO CONDUCTOR


-”Mi nombre es Miguel Sosme, me dedico a todo lo concerniente a la promoción cultural, creación, difusión y sensibilización de los saberes tradicionales sobre la creación textil artesanal, además soy el coordinador del Colectivo Tejedoras de la Sierra de Zongolica, enfocado en la preservación de los saberes tradicionales del tejido a mano en telar de cintura con fibras de lana y tintes naturales. Mi origen tiene que ver con la región del son jarocho, mis abuelos, bisabuelos, mi familia se ha dedicado al tema de componer y en la familia, ha sobresalido siempre la música”.


A lo largo de su trayectoria primero como investigador y ahora como artista textil, Miguel Sosme ha producido diversos materiales orientados a la promoción del trabajo artesanal y muy especialmente sobre tinturas, proyecto protagonista en su trabajo: la sierra de Zongolica en Veracruz.


Y ahí vamos...


Zongolica se localiza en la zona centro del Estado de Veracruz, cerca de Orizaba, a 1500 mts sobre el nivel del mar, su clima es templado-húmedo-extremoso (todo al mismo tiempo) y sus días oscilan entre los 5 a los 17 grados centígrados, es decir la sierra es fría, mucho.


-“Conocí la sierra de Zongolica en 2010 y lo que más me impresionó fue el manejo del color de los tintes naturales”.


Miguel Sosme.

Para llegar a las altas montañas se debe tomar un camión y carretera que sube todo el valle, verlo es un verdadero deleite, su vista es espectacular; al pueblo hay que bajar por parte de ese inmenso valle, lo cual da oportunidad de atestiguar los muchos y muy diversos tipos de vegetación, esa abundancia que es directamente proporcional al valor del hilo y su futuro color: “...me sorprendió cómo a partir de una planta, una flor o corteza, se podía conseguir un color estable y podía teñir hilos, y cómo estos hilos, se obtenían a través del cuidado del pastoreo de las ovejas y del trasquilado con un malacate y luego en tejido en un telar de cintura…”


Miguel es tejedor autodidacta, su curiosidad de investigador lo impulsó a adentrarse en la mente del tejedor “el cerebro funciona a partir de códigos binarios, los números nunca han sido lo mío. Y yo siempre juré que el telar no iba a ser lo mío porque tienes que ir contando los hilos. Entonces, así como en la música, en las décimas, así mismo con el telar y las puntadas…”

El pueblo ha conservado la cultura ancestral y se puede ver reflejada en su alimentación, escritura y por supuesto, su vestimenta: algodón 100% puro y natural, colores tan brillantes como los rayos del sol en amaneceres fríos, la cultura en la Sierra de Zongolica es única, variada, colorida y misteriosa.

Las montañas hablan al amanecer, estoy segura.


Y es el canto de las sirenas para Miguel, gestor, investigador, realizador y artista que ha ido de lo universal a lo particular (desde el clima hasta el hilo) ahora enfoca su obsesión en un solo color, el azul añil: su historia, origen y composición.


-”¿Qué viste en el color azul?, ¿Cómo lo empezaste a abordar, cómo lo descubriste?


-“El azul siempre ha sido mi color favorito. El añil fue un descubrimiento y una de las cosas más hermosas y significativas. Cuando escuché a mujeres de más de 70 años hablar de un color con personalidad muy particular, al que tienes que cantarle, rezarle y un montón de cosas más para que pueda lograr el tono indicado, entendí la importancia que tiene el azul en las comunidades. En la Mesoamérica prehispánica el azul y el verde son un mismo color. El azul añil es muy caprichoso, celoso y enojón, es el color del agua, del cielo, el color de los quetzales y el color de todo lo sagrado en el universo indígena”.


El textil es simbolismo de lo sagrado, un arte colectivo donde convergen la personalidad del artista tejedor, el material de la región y los colores con su propia personalidad.

“Hace un tiempo me preguntaban la personalidad del azul y buscando lo que encontré es que el azul es un niño”


Foto Miguel Sosme

-Color asociado con Tláloc, el agua es traviesa, infantil…


-“Sí, totalmente, algo muy curioso que refuerza la idea. Para lograr un mejor teñido o tinción es necesario que impere un ambiente alcalino, el cual es favorecido con la presencia de azúcares…y lo que generalmente se vierte al momento de la tinción son eso, dulces. Todo lo que tiene que ver con azúcar tiene mucho que ver con niños y también con Tláloc”


El azul tiene su lado único: cuando hay niños hace berrinche y se corta el proceso de teñido, simplemente no se logra…si hay un niños cerca, no pinta. Si hay una mujer embarazada cerca, tampoco pinta…es todo un universo.

La carrera de Miguel incluye libros, cortometrajes, artículos periodísticos y poesía fue Premio Nacional de la Juventud en el 2018 y actualmente es candidato a doctor en Antropología por la UNAM y beneficiario del Sistemas de Apoyos para la Creación, Programa Jóvenes Creadores emisión 2022.


-Tu trabajo de investigación histórica y social mantiene una perspectiva muy clara, actualmente es muy fácil caer en discursos pseudo culturales al momento de hablar sobre textiles tradicionales…. ¿Cómo ves el panorama en México?


- “Yo partiría del contexto en el que vivimos de mucha y muy profunda polarización y desigualdad social. Se ha tenido acompañamiento estatal, financiamientos públicos para proyectos populares y ya consolidados; exportan y exponen en EU, Europa, Asia y tienen muchísimo mercado, se ha convertido en un mercado bastante exitoso, global… pero solo de un lado, el de la producción y comercialización, no para los artesanos textiles, entonces hay un mercado consolidado pero sólo para algunos proyectos. Desafortunadamente, la realidad general en México es que sigue siendo una labor de segunda, a cargo de personas que vienen en condiciones de pobreza, de marginación y vulnerabilidad, una labor a cargo principalmente de mujeres que enfrentan subordinación triple, por su etnia, género, y estrato social porque son mujeres campesinas, pobres, monolingües, la mayoría analfabeta y en muchas ocasiones violentadas”.


- Son dos Méxicos…


-“Si…los proyectos que exponen en las ciudades más grandes del mundo en las mejores galerías del mundo contra el grueso de la población vulnerada y racializada en México”.


Las noches en Veracruz son de un azul muy profundo, lluviosas, brumosas y mágicas, así como fue mi conversación con Miguel.


Miguel Sosme dará una plática vía zoom el próximo 17 de julio a través de las redes de Estación Garibaldi a las 18:00 hrs hora del centro.


Sigan su proyecto Tejedoras de la Sierra de Zongolica a través de su página de facebook/soc.campossr



*Sandra Garibaldi

Es diseñadora de vestuario, maestra y artista social. Se especializa en educación artística, reinserción social a través del arte y en la coordinación de actividades artísticas y culturales con enfoque en cultura de paz y la moda social.



Foto Miguel Sosme





24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page