top of page
  • Foto del escritorRoberto Sosa López

DESHUESADERO SUITE

Por Roberto Sosa López


Representar temas como la trata de personas, desapariciones forzadas, violaciones o feminicidios se puede hacer de muchas formas. Los múltiples lenguajes teatrales dan cuenta de ello; esta puesta en escena nos habla sin palabras. Impacta por sus imágenes, la música, iluminación y por el gran trabajo de Carolina Pimentel, Alfredo Romero y Daniel Loyola, actores, directores, mascareros y autores.


DESHUESADERO SUITE. Foto Roberto Sosa López

Con lenguaje de máscaras y corporalidad hacen la representación para denunciar desde el escenario lo que no deja de suceder en este dolido país; la sátira es el medio con el cual se articula este impresionante espectáculo, inspirado en la situación que se vive en todo el territorio nacional. De acuerdo con cifras oficiales –datos del boletín de prensa- el país ya superó las más de 100 mil personas reportadas como desaparecidas y/o no localizadas en toda la nación. Situación alarmante en México en materia de derechos humanos.


La obra es visualmente impactante, es como una pesadilla en vivo. Seres amorfos toman el escenario como salidos de una mente oscura. Debajo de una manta se mueven como un principio de vida, un cuerpo sin forma que se va transformando en tres seres, una mujer y dos hombres disformes y contrahechos. La mujer es violentada y desaparecida; otra emerge para salir a indagar su paradero, con su fotografía en mano es una buscadora más.


El diseño de este espectáculo es originalmente impresionante; máscaras, vestuario, iluminación y música se adhieren magistralmente. La palabra se sustituye, se remplaza con lenguaje corporal. La máscara esconde el rostro de los personajes, guarda sus verdaderos rostros; una sátira con lo que hacen los malhechores en la realidad. El deshuesadero es una analogía con la forma en que se encuentran los desaparecidos; cuerpos mutilados, desmembrados.


Música en vivo Francisco Solís, Dalí Sánchez Estrada y Vicente Romo Espinosa; diseño de espacio Tenzing Ortega (Q.E.P.D); vestuario, Laura Martínez; iluminación, Abimael Méndez. Le quedan funciones este fin de semana en el teatro Benito Juárez, en los horarios habituales.



DESHUESADERO SUITE. Foto Roberto Sosa López


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

PIC-NIC

bottom of page