top of page
  • Foto del escritorSandra Garibaldi

UN ARTISTA SOCIAL

Por Sandra Garibaldi

2da parte.


Democracia participativa (la opinión de todos es importante)


Núcleos de producción artística. A partir de tácticas comunicativas, el Teatro Comunitario rescata el pasado y pone en discusión diferentes realidades, recuperando en su accionar la preservación del patrimonio y la memoria colectiva. La ocupación del espacio público es importante para el Teatro, parte de sus objetivos son conservar y rehabilitar dichos espacios. El cruce de estas disciplinas transforma la obra en una estrategia comunicativa y educacional de relevancia central a la hora de promover la participación de la comunidad en acciones colectivas, fomentar la participación comunal, la equidad de género y los derechos humanos.



Fotos cortesía de Sandra Garibaldi

Importancia de la gestión de financiamientos justos


Nada de ello puede funcionar si el creador se encuentra en el abandono: es urgente regular las condiciones de empleo y por lo tanto de vida de los artistas. En tanto ciudadanos, los integrantes de la comunidad artística tienen (tenemos) el derecho legítimo a las prestaciones sociales universales básicas en todo Estado de bienestar. Se hace necesario revisar políticas sociales dirigidas al sector, disciplina por disciplina.


Un hecho indiscutible se destaca en la realidad de las políticas de carácter social dirigidas al sector de la cultura: los bienes producidos por ésta, en momentos de crisis económica —y por lo tanto, social— son siempre percibidos como los de menor importancia sustantiva. Desde esa perspectiva, los apoyos imprescindibles durante periodos de inestabilidad como los presentes se han visto gravemente

afectados en el entramado de economías complejas como la nuestra. Si bien algunas industrias creativas, de carácter escénico construidas a través de los años al interior del país han logrado sobrevivir durante la pandemia —y particularmente, el confinamiento— gracias a un manejo prudente y en algunos casos extremado de sus recursos, igualmente se han visto afectadas pues el contexto ha generado ambientes adversos a su desarrollo: sin espacios donde representarse, recortes de personal, menores presupuestos y sujetas en muchos casos a llevar a cabo un largo proceso burocrático para acceder a los mismos.


Para fomentar los aspectos más sólidos en el balance reconstructivo dentro del sector cultural, el trabajo denominado “La cultura en crisis: Guía de políticas para un sector creativo resiliente” (1) propone:


I. APOYO DIRECTO A ARTISTAS Y PROFESIONALES DE LA CULTURA.

II. APOYO A DISTINTOS SECTORES DE LAS INDUSTRIAS CREATIVAS Y CULTURALES.

III. FORTALECIMIENTO DE LA COMPETITIVIDAD DE LAS INDUSTRIAS CREATIVAS Y CULTURALES.


De la forma descrita, el impacto de los artistas sociales cobra forma y sentido pues encamina a los creadores a ser autosustentables y crear nuevos ecosistemas sociales, es decir, nuevos ambientes sociales y emocionales, propicios para reducir la brecha de la discriminación y la desigualdad.


Los artistas con herramientas culturales basadas en el acercamiento, conocimiento y gestión comunitaria han podido sobrevivir durante el confinamiento pues han recurrido a las micro industrias donde es importante la creación de economías justas, equitativas, solidarias y sustentables; así la experiencia del trabajo colectivo crea un círculo virtuoso: las comunidades reconstruyen sus vínculos sociales a la vez que reflexionan sobre su entorno e historia(7).


El Artista social es un potenciador de la Cultura de Paz: invita al diálogo y plantea problemas específicos en su justa dimensión para que desde el escenario teatral se establezcan posibles soluciones de manera articulada, privilegiando en todo momento el entramado social del cual depende un porcentaje amplio de su afán creativo y su esfuerzo artístico.


Inclusión al entendimiento común


Los proyectos emplazados por el artista social se basan en reflexiones artísticas construidas sobre sus propios contextos y las interpretaciones críticas de los conflictos que buscan mayor equidad sociocultural y de género sin distinción social, pues visibilizan de modo consciente y a través de la ficción las diferencias y necesidades que expresan los propios pobladores.


En dichos proyectos impera la aplicación de principios democráticos: igualdad, participación y responsabilidad que invitan a los participantes a la toma activa de decisiones -e incluso a la definición de una postura política- en pro de la visibilización y transformación de la comunidad y la resolución de sus problemáticas sociales.


El propósito es generar arte, enfocado en la mediación como construcción colectiva crítica y reflexiva que une historias e impulsa relaciones interpersonales desde las cuales es posible comprender las necesidades del otro para poder crear en conjunto acciones que impliquen perspectivas de cambio para el futuro inmediato.


El teatro genera complicidad y en su premisa primordial de unión colectiva y convivencia emplea el escenario como potenciador de relaciones sociales. En nuestro país, frecuentemente lastimado, es necesario hacer de cada espacio un teatro y de cada obra una oportunidad para coincidir y construir espacios de cordialidad y apertura a través de la interacción social y el trabajo en equipo.


El Arte enfocado en la vinculación social apunta una serie de características positivas para el mejoramiento del entorno:


· Construcción de mediación crítica y reflexión colectiva en los sectores más jóvenes.

· Las puestas en escena con temáticas específicas relacionadas en torno a los asuntos sociales contribuyen a la sublimación emotiva. El recuerdo es parte de la preservación del patrimonio y genera resistencia al olvido.

· Se enfocan en edificar conocimiento y desarrollo a partir de las necesidades reales que el entorno plantea.

· Fomenta la conciencia y acción ambiental a través de la sensibilización, conocimiento y desarrollo de prácticas que se orienten hacia la protección y conservación del medio ambiente, vinculando los aspectos sociales a la temática ecologista.


Ahora ¿qué?


Cómo proponer una manera híbrida de accionar ante/ después de la pandemia y su posterior crisis social, económico y emocional en las artes escénicas mexicanas.


Es vital tomar una posición responsable (artistas, comunidad, público e instituciones culturales) ante el cambio de paradigma; si bien la pandemia hizo virar las representaciones escénicas llevándolas hacia la digitalización, es necesario subrayar que de ella también puede obtenerse una utilidad social práctica (chats en vivo que permiten conocer la opinión del público prácticamente de inmediato) e idéntico reflejo comunitario, en tanto las condiciones actuales de la pandemia terminan por garantizar un regreso integral a las funciones convencionales.


1. Combinar la expresión cultural con las necesidades sociales. Durante la pandemia en el pasado 2020, la empresa COES (Constructores Escénicos) logró llegar a un acuerdo con el IMSS a fin de ayudarles en la adecuación hospitalaria durante la conversión de hospitales COVID, trabajando directamente en la rehabilitación y mantenimiento de mobiliario hospitalario.

2. Promover el desarrollo de las industrias culturales enfocadas en la sostenibilidad, el reciclaje y la generación de nuevos puestos de trabajo.

3. Incentivar la creación de talleres recreativos para la comunidad desde diversas expresiones artísticas, promoviendo el aprendizaje de nuevos modos de trabajo artístico y artesanal.

4. Activar nuevas formas de financiamiento destinadas a manejar los gastos pequeños relacionados con la estructura (mantenimiento, conservación, etc).

5. Crear alternativas que permitan la entrada gratuita, ya sea a través del trueque o de la donación.

6. Incrementar la interacción del público con la obra a través de programas y propuestas de mediadores culturales y otros agentes relacionados.

8. Estimular el empleo de los espacios al aire libre. Eliminar los controles excesivos o las largas burocracias existentes a fin de facilitar plataformas para la obtención de los permisos necesarios para llevar a cabo las acciones en calle

9. Crear alicientes a la ley de mecenazgo con el fin de incentivar que empresas del sector privado pueda invertir en el desarrollo cultural.


Plataforma de crecimiento colaborativo: el teatro lo hacemos todos.


El uso del teatro como medio para cambiar las perspectivas sociales y promover el desarrollo social es una necesidad urgente: se trata de un espacio libre para la creación que busca profundizar en la reflexión sobre el arte vinculando a todos los sectores de la población. Solo por citar un ejemplo de respuesta a la ignorancia sobre el impacto real de ciertas problemáticas, el programa de teatro caribeño ha creado conciencia entre jóvenes sobre riesgos sociales y prevención, promoviendo el desarrollo social y la prevención del VIH a través de montajes didácticos sobre el uso del condón y la prevención de enfermedades de transmisión sexual(8).


La mediación como respuesta


Resulta urgente sumar acciones para procurar la sustentabilidad de los proyectos sin que estos mueran en el camino, apoyar la co-creación, propiciar diálogos y generar espacios de ideas y reflexión artística. Planificar y compensar las fallas estructurales del sector a favor de generar un cambio por el bien común.


El teatro cumple un rol fundamental a la hora de poner en marcha procesos comunitarios o barriales orientados al cambio. Bien podemos pensar en un barrio/colonia/población/comunidad como un entramado de transformación social que articule procesos artísticos y de educación orientados hacia un genuino desarrollo comunitario.


Bibliografía


(1) Ensayo. La cultura en crisis: Guía de políticas para un sector creativo resiliente, ” Análisis para la UNESCO, 2020.


(2) El Economista. Ana Karen García. Sector cultural aportó 3.1% al PIB nacional en 2019; confirma tendencia negativa, 20 de noviembre del 2020: https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Sector-cultural-aporto-3.1-al-PIB-nacional-en-2019confirma-tendencia-negativa--20201120-0036.html


(3) Encuesta nacional sobre hábitos y consumo cultural 2020. Análisis cualitativo y estadístico, UNAM, 2021: https://www.comecso.com/wpcontent/uploads/2021/02/1_4963111740213559559.pdf

(4) Jiménez, Lucía. Artes Escénicas y confinamiento. Una reinvención necesaria. Revista Este País, 2020: https://estepais.com/impreso/349_mayo_junio_2020/artes-escenicas-y-confinamiento-unareinvencion-necesaria/


(6) Suckaer, Ingrid. Arte Social.Extracto del ensayo en preparación. Sistema de Apoyos a la Creación y Fomentos Culturales. Ed. Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, INBAL, 2020.


(7) De Sous, López, Corina. ARTE Y CULTURA POST-COVID Una visión general sobre el arte y la cultura de nuestros tiempos para afrontar las consecuencias del COVID-19, 2020.


(8) Falzari, Gastón. La comunicación teatral comunitaria: “La obra como estrategia”Centro Cultural de la Cooperación Floreal Godini: https://www.centrocultural.coop/revista/11/la-comunicacion-teatralcomunitaria-la-obra-como-estrategia.



Fotos cortesía de Sandra Garibaldi

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page